¿Estas empezando?

En esta sección damos algunos consejos para quienes comienzan a practicar Yoga. Para conocer más sobre el funcionamiento del colectivo también te recomendamos leer la sección: el colectivo es participativo

 

Notas para principiantes de Yoga

¿Qué es el Yoga?

Tratando de ser muy concisos, en una primera explicación podemos decir que el Yoga es un conjunto de técnicas que nos ayudan a sentirnos más equilibrados, sanos y conectados, tanto con nosotros como con el mundo que nos rodea. No está mal ¿verdad? :) ahora bien, esas técnicas son muy amplias e incluyen mucho más que posturas físicas. Por todo esto, ya vas deduciendo -si no lo sabías ya- que el Yoga es mucho más que una mera gimnasia o actividad física.

Entonces ¿qué hacemos en una sesión de Yoga?  tratamos de conectar con el cuerpo y dejar que la mente descanse, realizamos un conjunto de ejercicios (que incluyen posturas físicas, técnicas de respiración y visualización) que nos ayudan a relajarnos, a estar en el presente e interiorizar. ¿Suena complicado? ¡pues no lo es! simplemente sigue las instrucciones y déjate llevar… ¡es muy fácil!

Por supuesto, practicar Yoga tiene muchos beneficios, puede que los primeros días tengas agujetas en lugares insospechados o que algunas posturas se te hagan un poco extrañas, poco a poco irás notando como después de cada sesión tu espalda está mejor y te sientes extraordinariamente bien de una forma muy natural.

Un último apunte, es importante saber que el Yoga incluye muchas más técnicas de las que utilizamos en una sesión en el Patio (por ejemplo, una de la más importantes es la meditación) y una filosofía de vida muy rica, pero bueno, estamos empezando y cada un@ elige hasta dónde quiere profundizar :) para eso hemos creado otros espacios, como el taller de los jueves, “Yoga: filosofía y meditación”.

 

¿Qué necesitas para empezar?

¡Muy pocas cosas! básicamente: ropa cómoda, una esterilla y ganas de experimentar. No te preocupes, no es necesario ser flexible ni dejar la mente en blanco. Se recomienda no comer nada al menos desde una hora antes de la sesión.

 

Cuídate, en el yoga no se compite

Socialmente, estamos acostumbrados a competir y a tratar de resaltar -o al menos a no desmerecer- respecto a los demás. Cuando practicamos Yoga, todo esto conviene dejarlo fuera. No hay mejor ni peor, cada un@ tiene su propia experiencia y está bien así, cada un@ encuentra el punto de trabajo en las asanas (postura) apropiado para su cuerpo en ese momento, independientemente de los demás. Por supuesto, conviene observar a los compañeros para aprender cómo se hacen las posturas, pero no trates de emular a aquellas personas que por su flexibilidad natural -o por un trabajo previo- llegan en las posturas a puntos que pueden ser excesivos para ti. Escucha tu cuerpo, cuando te diga “para”  o “un poco más” hazle caso. La clave: es importante el esfuerzo, pero nunca hay que forzar.

Si tienes alguna lesión puedes consultar con tu médico y el profesor, en cualquier caso, tú eres el/ la  principal responsable de cuidarte.

 

Embarazo

Si estás embarazada consulta con el profesor, en los primeros meses es importante evitar ciertas posturas: torsiones y determinadas extensiones abdominales. Más adelante has de evitar -sobre todo- presionar el abdomen.  Trata de vivir la práctica de forma relajada y amorosa.

 

Respeto por la práctica de los demás

El Yoga no es sólo una práctica física, también tratamos de reducir la actividad de la mente, promover la concentración y la interiorización. Por eso, es importante mantener un ambiente de respetuoso silencio durante la sesión, ten en cuenta que, aunque al principio puede que aún estés familiarizándote con las posturas y lo vivas desde una perspectiva principalmente física, compartes la sesión con personas que conocen las posturas y pueden encontrarse en un proceso interior más cercano a la meditación.

 

Si vienes, quédate hasta el final

Algunas personas abandonan la sala cuando llega la relajación, piensan que la sesión ha terminado y ¡no es así! La relajación es una parte muy importante en el plano físico para evitar lesiones y también en el plano interno. La sesión tiene una estructura y cada parte tiene su sentido. Si participas, conviene que estés hasta el final, dura dos horas.

 

El espacio

A veces las sesiones en las sesiones somos muchas personas, es una característica de practicar Yoga en este colectivo, a veces hay poco espacio. Eso sí, ¡hay muy buena energía!. En cualquier caso, además de ser respetuosos con el espacio de los demás hay algo que conviene tener en cuenta: las personas que guían las sesiones no tienen la capacidad física de atender con atención a tantas personas a la vez, por lo que es importante que estés atent@ a las indicaciones y -como decíamos antes- te cuides y no fuerces.

Puedes fijarte en compañerxs más experimentados y no te asustes si algún compañerx te da alguna indicación, es algo normal, en todo caso un gesto positivo de ayuda mutua.

Después de tanto leer ¿no te entran ganas de experimentar? ;)